De cena en el Bascook o mejor con Aitor Elizegi.

     

    Pedro Mier

    Escribe: Pedro Luis Mier

    No suele ser la comida el referente fundamental en las actividades del Foro, aunque siempre lo hagamos dignamente, pero en esta ocasión los miembros del Foro y amigos que nos acompañaron tuvimos la oportunidad de cenar en el bascook, el último proyecto, por el momento, de Aitor Elizegi y su equipo y, siendo el proyecto y su filosofía, explicado por Aitor lo que allí nos condujo, creo necesario, en primer lugar, dejar claro que en el bascook se come y se bebe estupendamente. El menú lo he recogido íntegramente y de las bebidas decir que lo iniciamos con un blanco “Spanish White Guerrilla” de la bodega de Calahorra Castillo de Maetierra y 100% riesling, para continuar con un tinto crianza Bocos, de la bodega Señorio de Bocos en la denominación Ribera del Duero.      

    Además y como la cena era la excusa para recoger la visión del proyecto y

    Aitor Elizegui con Guillermo, Félix y Roberto

     alimentar nuestro conocimiento, Aitor nos introdujo en el previo a la cena en los detalles técnicos sobre la transformación de un viejo almacén de sal de 430 m2, en  un nuevo local con una oferta gastronómica para 120 personas, basada en “tres conceptos: Km. 0, verde y de maleta”, ya que, bascook quiere ocupar un espacio en la gastronomía en la que pasan “muchas cosas cada día y cada semana” y en la que “se puede hacer todavía cocina responsable, cocina de grupo, técnicamente impecable con color con chispa y asequible para todos los públicos”, público que lo que quiere es sentirse cómodo y se siente cómodo en su versatilidad en la que cabe desde el menú altamente elaborado hasta la hamburguesa de calidad o el sandwich.   

    El menú de la cena del 3 de febrero 2011

    Creo acertar si digo que detrás de bascook, además de un proyecto empresarial muy trabajado y en el que la inversión económica se sitúa en torno al millón de euros, lo que en etapas de crisis solo se entiende si el espíritu emprendedor domina a la cautela; hay mucha reflexión sobre atención al cliente, modelo de negocio, multiculturalidad, calidad en el servicio y personas que se relacionan con personas vengan de donde vengan. 

    Aitor, tras la cena, aun tuvo tiempo para atender las preguntas de los diletantes y aclarar además de la “misión” de bascook y sus distintos espacios: La “bascook denda”, en la que se pueden encontrar desde platos preparados a productos de proveedores del mundo en la linea “slow food”, los  “Txocook”, para 6 o 8 comensales en los que se puede, además de comer, ver al Athletic en las pantallas de plasma o conectarse vía Internet en una comida de trabajo, su “visión” para tal vez un “bascook” rápido que esté en otros sitios “conociendo previamente los códigos de cada lugar”. 

    Y para quienes hemos vivido y trabajado durante mucho tiempo en esta tierra y hemos visto como se perdía parte de nuestra pujanza en el sector industrial y financiero, oir hablar ahora a un emprendedor que además es un excelente cocinero, de estos temas, de la franquicia, en gastronomía aprovechando el “saber hacer” y las sinergias existentes de conocimiento y de  imagen que en un mundo cada vez más globalizado puede tener la “cocina vasca actual”, la cena en el Bascook y la charla con Aitor fue un excelente momento para entender que hay espacio para soñadores en nuevos negocios “haciendo empresa y a la vez disfrutando del equipo, proveedores y clientes”. 

    A fin de cuentas si la gente de Bilbao, nacemos donde queremos porqué no vamos a tener la oportunidad de comer también donde queremos cuando no estamos en el mismo Bilbao y así dar además la oportunidad a los que por modestia no son de Bilbao (previo análisis de mercado sobre el nivel de sentimiento Bilbao) de degustar nuestras exquisiteces o comprar la cebolla roja de Zalla, la sal de Añana o el queso de oveja carranzana de cara negra etc. etc.. 

    Otras franquicias en el mundo del “fast” empezaron con bases menos sólidas.  

    La carta para leer y llevar del Bascook

    Y hasta aquí mi primera reflexión, para el blog, ya que, aun queda hablar algo más largo y tendido sobre el “slow” y lo que representa a nivel global, el Kurding Club del Bascook, como recuperación sino de memoria al menos si de nombre y el buen vivir o mejor la calidad de vida. 

    Y para los que tengan prisa y quieran ilustrarse más y mejor, desde ya, sobre la cena, lo que comimos y bebimos: 

    http://elizegiaitor.worpress.com

    www.bascook.com

    www.vintae.com

    www.señoriodebocos.com

    www.slowfood.com

      Deja un comentario

      Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *